Secuestro - Reflexiones de la Vida y Pensamientos Abstractos
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
0 Items

“No secuestres mis actos y mi voluntad ante una reprimenda, deja de obligarme a actuar según tu impresión de la justicia, esa que tantas lagunas deja ver y tanto odio le tengo, y confía en mis propios principios. Que para eso me has enseñado a pensar por mí misma” – Le dije un día a mi madre. Acto seguido recibí un contundente bofetón de respuesta.

A los dieciocho, harta de su limitada capacidad para ayudar a desarrollarme personalmente, cogí un autobús hacia la libertad. Ochocientos kilómetros después, la llamé para explicarle que no volvería y que no se trataba de ningún secuestro.