Resonancia - Reflexiones de la Vida y Pensamientos Abstractos
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
0 Items

Secas, agudas, nerviosas, barítonas, radiofónicas. Esa tolerancia innata de las personas cercanas que, atentas a menudo, escuchan conversaciones dirigidas por una voz protagonista.

Palabrerías, risotadas, onomatopeyas, coletillas, chismorreos. Sus discursos discurren con mayor o menor ritmo, traspasando corazas para agitar los argumentos de sus interlocutores. Algunas voces son difíciles de soportar, al margen del contenido que transmiten, otras en cambio empapan o acarician aterciopeladamente, Trasfiriendo el carácter huésped sin filtros, correlacionándose con impresiones por sopesar. Y a menudo amontonan conceptos que se desgranan con el paso de los días.

Adoro las que permanecen, como reticentes a abandonar las estancias a pesar de la partida de sus emisores. Ecos de presencias solidas, valiosas, como la de OA. Con sus susurros melódicos y delicados, o las risas inquietas alternadas. Su voz, con una suave cadencia disonante, arrancaba ternura por doquier.

OA, dedicándome un exceso de sus palabras intencionadamente, consiguió proyectarse, integrándose en mi razonamiento. Haciendo resonar sus enérgicos principios.

Quizá para que en su ausencia, pueda irradiar toda la bondad que contenía.