Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
Registrarse 0 Items

Mi mente tatuada por tu recuerdo me dirige por senderos sin salida. Retrocedo, busco otro sueño, lo persigo y doy de nuevo de bruces con tu puerta. Siempre cerrada y sin picaporte, antigua y llena de arañazos, aunque solida y a prueba de emociones que intenten desvalijar nuestro pasado escondido en el interior.

Dibujo una caricia más, evocándote, delicada como una pluma para que un cosquilleo se apodere de mi vientre, extendiéndose por mi cuerpo, elevándome. En lo alto está tu brisa, agitándome. Consigo verte entre las nubes y dibujas una sonrisa conciliadora liquidando mi pena de inmediato. Es la plenitud la que me invade para después ahogarme lentamente en mi propio océano de desesperación. Profundo y frío. Que entrecorta mi respiración, la que apenas deja escapar el llanto de mis entrañas.

El tiempo me arrastra a la reflexión desierta. Mi instinto de supervivencia me sobrepone a tu vacío. Construyo una barcaza de ilusiones banales que medio zozobran ya desde un principio. Mi conciencia impulsa las harapientas ropas, que a modo de vela me dirigen rumbo a un nuevo sueño. Y Deseo que me lleve más lejos de lo que he conseguido llegar hasta ahora. Pero sé que acabaré arañando otra vez la desgastada madera de tu puerta, ansiando revivirte.