Fragmentos - Microrrelato sobre relaciones humanas - Anadesería
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
Registrarse 0 Items

Cerró un anuncio emergente. Tan solo le faltaba una sesión más y sería usuario Premium. Le obsesionaba, quería pleno acceso cuanto antes. Desprecintó el frasco y lo bebió apresuradamente. Se tumbó en el sillón colocando los diminutos receptores en la parte frontal y trasera de la cabeza. El proceso comenzó.

Se sumió en otro letargo inducido. Los recuerdos empezaban a formarse tras sus párpados. Avanzaba, retrocedía, de forma apresurada y si aparente control, las escenas se sucedían. Rostros cruzándose con él por la calle, visitas a comercios, conversaciones con amigos, alguna recreación en la cama juntos…

Creía hacer bien en confiar en la corporación, todos los hacían, se decía a sí mismo. Cuando completara aquella primera fase le mejorarían el acceso a la interfaz, millones de escenas estarían a su alcance para investigarlas y perderse en ellas. Por fin sabría que es lo que sentían, sus más profundos anhelos. Eso prometían.

La intensidad, esa frecuencia de las evocaciones lo mareaba, incluso algunas veces lo hacían vomitar. Todo quedaba registrado en algún lugar, no le importaba donde, solo deseaba subir de categoría para entenderles, amarles mejor. Un pitido indicó el final de la sesión. Abrió los ojos buscando el control del terminal. Una nueva insignia indicaba que tenía nuevos privilegios.

5 notificaciones aparecieron de la nada, que abrió apresuradamente, familiares, amigos… y ella. ¡Sabía que encontraría su solicitud! La aceptó tembloroso y se dirigió a su ficha.

Fragmentos de vida tras aquellos ojos ceniza, que visualizaba vorazmente. Aparecía juntos y congelaba las escenas, volvía atrás, los analizaba minuciosamente en busca de recrear comportamientos, sensaciones. ¿Era esa la estructura del amor?

Mientras, un algoritmo oculto los analizaba con él, silencioso, traduciendo fríamente aquellas vidas en busca de patrones, solo eran, estructuras de consumo.