Extraños - Blog de Relatos y Reflexiones sobre la Vida
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
0 Items

No los identifico, a ninguno de ellos. Un crío sudoroso y de radiante vitalidad, con un balón en sus manos. O unas pecas resaltando la faz de un cuerpo endeble, posando en una cima. O la fotografía de una sonrisa perdida mientras roba un beso a una chica sorprendida.

El botón del cuello de la camisa que aprisiona, todavía siento aquella sensación antes de la ceremonia, pero el rostro también es diferente. Y sigue la sucesión. Más rostros en cualquier lugar, haciendo cualquier cosa.

Una mancha aquí, un pliegue nuevo allí, cada vez que los veo me parecen más extraños.

Es un cuerpo, mi cuerpo, deformándose con los años. ¿Como identificarme con él si está en constante cambio?. Reconocerme en el pasado quisiera, pues tan solo presencio recuerdos de una persona distante, incluso con un timbre de voz dispar entre las reminiscencias. Aturdido. La mirada es la que me quita el sueño. Que desgastada ya, transmite resquicios de un vigor atenuado, emborronando lo que creía ser una alma inalterable.

La esencia se distorsiona a mi pesar, ¿quiénes eran?¿en qué pensaban?¿qué amaban? Se que siguen latentes en las esquinas de mi personalidad, diluyendo lo que un día fueron, desfigurando sus existencias.

Ahora solo soy un borrón, ante el espejo de los años evocado.