Destiny Corp. - Relato de Ciencia Ficción - Blog de Pensamientos
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
Registrarse 0 Items

En una calle estrecha de un barrio de Hong Kong, hay un letrero que pasa desapercibido entre cientos de ellos. Unos símbolos antiguos se dejan leer en un panel retroiluminado, pero pocos son capaces de interpretarlos. Debajo, unos escalones estrechos llevan a un semisótano bloqueado por una puerta metálica y con un panel de seguridad.

Llevamos semanas vigilando el lugar, y hoy por fin hemos visto a un individuo atravesar el portón. Tenemos la operativa preparada para interceptarlo a la salida, tan solo basta mi orden.

Fueron los vecinos quiénes aseguraron ver a una persona con un extraño artilugio merodeando. Sospechamos que sea una banda organizada, puede que armada, así que toda precaución es poca en esta ciudad de locos.

La emisora se encuentra en silencio, acechando al igual que mis hombres. De repente, la puerta se entreabre e inmediatamente 4 guardias fuertemente equipados inmovilizan al hombre, que no pone resistencia. Acto seguido entran en la estancia. Todo sucede en un abrir y cerrar de ojos.

– Parece que no hay nadie más, cambio – se escucha en apenas unos instantes.

– Confirmamos que todo esta despejado – dice con convicción otro miembro del equipo.

– Inspector, sería conveniente que revisara la instalación.

Eso no sonaba nada bien y me ponía todavía más nervioso. Crucé la calle en un sprint. Los curiosos empezaban a hacer acto de presencia. Intercambié una breve mirada con el sospechoso retenido, mientras bajaba los escalones precipitadamente.

La habitación era inesperadamente espaciosa, con varios paneles de metacrilato en los que se trazaban líneas de sucesos y fotos de rostros diversos. Al fondo había una cámara similar a la de un submarino, con una cantidad asombrosa de cables y equipos informáticos. Unos números iluminados en un panel, bajo el letrero de “Medidor de convergencia” llamaban la atención.

Cientos de folios de documentación diversa se apilaban en un rincón. Algunos parecían procedimientos técnicos, manuales para ejecutar operaciones con aquella interfaz.

Desbloqueé el teléfono y llamé inmediatamente a mi superior para transmitirle el resultado de la operación. Mientras los guardias examinaban armarios llenos de cables, y algo que creían que era un extraño servidor.

El teniente guardaba silencio mientras le detallaba, lo mejor que podía, el contenido de la estancia.

– Inspector, póngame con el sospechoso – me interrumpió al fin.

– Pero señor, creo que deberíamos realizar el interrogatorio en comisaría – le dije.

– ¡Quiero hablar con él inmediatamente! – Me respondió alterado.

Salí de aquella atmósfera cargada de sofisticada incomprensión, dirigiéndome al coche donde custodiaban al sospechoso, y le puse el teléfono al oído.

– Destiny Corp, agente hk23 – escuché que articulaba en un chino un tanto imperfecto. Me devolvió la mirada advirtiéndome que era todo lo que tenía que decir.

– Pónganlo en libertad inmediatamente y retire todos los operativos. Siento no poder darle explicaciones, es un asunto clasificado. – Transmitió el teniente con contundencia y colgando a continuación.

Desde aquél día, solo hago que especular. Las preguntas se acumulan en mi cabeza y en ocasiones me arrastran hasta la callejuela de nuevo. Allí, el letrero sigue mostrando el mensaje: Arca Temporal HK

Temo meterme en problemas, pero necesito respuestas.

 

 

 

 

 

*Querido lector de Falsaria, te invito a visitar mi rincón secreto: anadeseria.com  (Un bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.)
Gracias por tu tiempo.