Desintegración - Reflexiones de la Vida y Pensamientos Abstractos
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
Registrarse 0 Items

He sido mil vidas, he sido mil sueños,

los viajes más profundos, los anhelos más lejanos,

recurrirás a mi en los momentos más sombríos,

o en los recuerdos deseados.

 

——————————–

 

“¿Dónde está? Quiero estar con ella” -decía.

“Está a punto de llegar, ten paciencia.”

La televisión la distraía unos minutos, luego su mente deseaba su regreso. La quería, ella la comprendía y la amaba incondicionalmente. No podía entender porque no estaba allí.

“¿Puedes llamarla por teléfono?” – insistía.

“Nunca contesta, pero ya esta a punto de llegar” – no sabía que excusa darle ya. – Ven – añadió mientras cogía bajo el brazo un sillón viejo. Fueron al recibidor, donde la colocó y la sentó. Suspiró dolido. Era la única forma de calmar aquel nerviosismo, aquellos ojos que no lo reconocían y no tenían el valor suficiente para decirlo. Los que anhelaban amor de una cara familiar. Todo era desintegración en la mente de su madre con alzheimer.

Pero allí en la penumbra de la antesala, frente al espejo, se tranquilizaba.