Cordura - Microrrelato sobre la sociedad actual - Anadesería
Bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.
0 Items

El animal entró en la estancia. Sujeto con un cordel, llevaba un pequeño sombrero de copa. Entre gruñidos olfateaba el ambiente. Tambaleándose se acercó a un cuenco, que rebosaba de caviar a modo de ofrenda. Se abalanzó y engulló el manjar alternando fuertes ronquidos mientras comía, los que dejaban entrar aire a su grasiento cuerpo. Al terminar, mordisqueó el recipiente de plástico, hasta que su instinto acabó disuadiéndolo por no considerarlo comestible. El cerdo deambuló un poco por la sala y acabó volviendo a su recinto.

Era el evento estrella de la galería de arte moderno. Pero nada asombraba ya a los peculiares y atentos espectadores. Algunos dilucidaban una fuerte crítica del capitalismo, que es incapaz de apreciar lo valioso para la sociedad, otros interpretaban al hombre contemporáneo sin raciocinio.

El autor, se mantenía en silencio, apreciando las decenas de ojos agitados, aquellas mentes creativas, que descifraban el trasfondo de nuestro mundo mediante su obra. Había conseguido su propósito, golpear fuertemente los intelectos, transgredir lo conceptual.

Yo, solo veía un puerco comiendo caviar, en un salón con hombres que habían perdido la cordura.